21 feb. 2011

Febrero. Te amoodio












 
Otra vez estamos en febrero. 

Ese mes en el que ya no es navidad ni todavía primavera. Ese mes aún frío y oscuro. Ese mes, que gracias a dios es el más corto.

Por suerte, el hada buena de los adictos a la primavera ha decidido regalarnos una sobredosis de arte contemporáneo para que la espera de los añorados calores no se haga tan eterna.

Nosotros hemos visitado dos de las propuestas de entre todas las que se ofrecían (la falta de tiempo nos obliga a elegir): ARCO y JUSTMAD.

Ha habido un poco de todo: nuevo director, nuevas propuestas, aciertos, errores, ginebras, descubrimientos, redescubrimientos, decepciones, reducción de galerías, apuesta por galerías jóvenes de reciente creación…

Pero lo más importante. Se ha vendido. La situación no era fácil. Había miedo pero no se respiraba miedo sino optimismo. Eso se nota.

La gente está contenta, esto empieza a moverse y el coleccionismo (sobre todo extranjero) se reactiva.
 
La nueva dirección de ARCO ha apostado por el acercamiento a todos los niveles. A través de una aplicación gratuita para smartphones nos hemos podido mantener informados de todos los eventos de la feria. También ha decidido incluir a las galerías del país invitado (Rusia) en los espacios del Programa General, facilitando así su interacción con el resto. Y ha dado voz y espacio a las galerías jóvenes emergentes, acercándonos así a las nuevas propuestas artísticas más desconocidas.

Con respecto a JUSTMAD, tenemos que decir que para nosotros ha sido la sorpresa de la temporada. Un acierto. El cambio de espacio. La espontaneidad y la frescura. Lo accesible y fácil de la visita. La selección de la galerías y lo cuidado de las obras escogidas. La sensación de estar de visita en casa de unos amigos (gintonics incluidos). Las charlas. El Magasand. La presencia del diseño. La Central.

El arte se acerca a la gente y eso siempre es bueno.

Febrero. Ese mes al que no podemos dejar de darle las gracias. Ese mes que, al fin y al cabo, es el nuestro. Por estas cosas de las que hablamos y por muchas otras cosas más.

20 dic. 2010

No tengo un Flavin pero tengo una Fanaholm



La Comisión Europea acaba de equiparar las obras de Flavin y Viola con los apliques del Ikea.

Sí, así de cómico y de trágico.

La susodicha Comisión describe una obra de Flavin "con las características de los aparatos de iluminación... y por lo tanto debería ser clasificada ... como aparatos de iluminación de la pared". En lo que se refiere a Viola, el documento dice que las instalaciones de vídeo y sonido no pueden ser consideradas esculturas "ya que no es la propia instalación la que constituye una obra de arte, sino el resultado de las operaciones (el efecto de luz) llevadas a cabo por ella".

Todo este lío se ha organizado a cuenta de los gastos de IVA y aduana gravados sobre las obras de arte. Claro, una obra de arte tiene un gasto de un 5% frente al 20% que se aplicaría en caso de ser considerado un objeto de iluminación.

Esto significa que a partir de ahora las galerías y casas de subastas tendrán que pagar el IVA máximo, así como los gastos proporcionales de aduana sobre las obras de vídeo y esculturas de luz cuando estas sean importadas desde fuera de la UE.

Todo esto no es nuevo, ya viene de atrás. En 2008 la galería Haunch of Venison ganó la demanda impuesta a las autoridades aduaneras después de que estas se empeñaran en aplicar a 6 obras de Viola una tasa correspondiente a objetos no considerados como arte. Ahora la Comisión revoca la decisión tomada en 2008 por un tribunal de impuestos de Reino Unido.

Deben ser cosas de la crisis.

Pero no tenemos que ser mal pensados. Esto no es producto de la desinformación ni del afán recaudatorio, no.

¡Tenemos que agradecerle a la todopoderosa Comisión que nos haya iluminado! (y nunca mejor dicho).

Es que estamos tontos, de verdad. Mira que no habernos dado cuenta de que una obra de Flavin sólo lo es si está encendida.

¡Claro! Si está apagada no es arte, es un aplique.

7 dic. 2010

'Lowlands' - Susan Philipsz Turner Art Prize Winner 2010

La artista sonora Susan Philipsz (Glasgow, 1965) ha sido galardonada con el premio Turner 2010 que, por primera vez, reconoce la realización de una instalación sonora.

La obra, Lowlands (Tierras bajas), retoma una canción popular escocesa del siglo XVI.

Philipsz grabó tres versiones de la pieza, que cuenta la historia de un hombre que muere ahogado en el mar y vuelve para despedirse de su amada, y las hizo sonar simultáneamente bajo los tres puentes que atraviesan el río Clyde de su ciudad natal.

La Tate Britain albergará esta obra, y las otras 3 finalistas del premio Turner 2010 (el pintor británico Dexter Dalwood, el dúo The Otolith Group y la española Ángela de la Cruz) hasta el 3 de enero.

25 nov. 2010

Manifesta8. Prisión de San Antón

 
Érase una vez la historia de un espacio que no dejaba ver más allá de sus paredes.

Érase una vez la historia de una cárcel y de una persona que nunca había visto una cárcel.

Érase una vez la HISTORIA tan en las narices de la persona que nunca había visto una cárcel, que la persona que nunca había visto una cárcel ya no podía ver otra cosa.

Érase una vez la historia de un espacio que se comió la exposición que tenía dentro.

22 nov. 2010

Nada es crucial. Premio Ojo Crítico de Narrativa 2010

 
A Pablo le han dado un premio, era de esperar. El jurado ha recalcado “su potencia narrativa, su capacidad de mezclar situaciones dramáticas con el sentido del humor y su habilidad para retratar el mundo adolescente de forma lírica y descarnada”.

Su primera obra publicada, Rosas, restos de alas, también fue premiada (Premio Tormenta al mejor autor novel de literatura castellana).

Ha pasado de ser alguien que escribía magistralmente a ser alguien a tener en cuenta.

No sé ¿alguien ha tenido alguna vez la sensación de que un libro te habla, te atrapa y te pertenece? ¿De que da igual lo que te cuente mientras te lo cuente así de bien? pues eso.

Aquí estamos cenando, una noche de verano de hace algunos años, cuando nada de esto había ocurrido aún.

17 nov. 2010

Cuaderno


Cuaderno
Pablo Gutiérrez
Miguel Ángel Hernández-Navarro
Javier Pividal








 


Y queda escribir
Escribir como un ser para la muerte. Es lo único posible en estos momentos. Escribir por el
mero hecho de escribir. Con los ojos cerrados, sin mirar siquiera el teclado. Hacer frases
en la mente. No importa equivocarse. No importa nada. Importa sólo el recuerdo. El
recuerdo que se va, que parece llegar, pero que, con las mismas, sale volando, el recuerdo
que llega como un fogonazo. Escribir mirándose las manos en el teclado, sin mirar a la
pantalla del ordenador. Escribir como si uno sólo fuese manos, o qué se yo. Escribir
mientras lo único que importa se ha ido para siempre. Escribir cuando ya no queda otra
cosa. Escribir cuando lo único que resta es escribir. Y nada más. Imaginar que ya no hay
nada más. Perder el tiempo en lo accesorio. Y seguir perdiéndolo para siempre. Vivir:
perder tiempo. Perder el tiempo en los otros. Como si los otros no fueran más que
excusas. Quizá eso sea vivir. Eso y poco más. Vivir es cuestión de tiempo. De tiempo
perdido, de tiempo que resiste a quedarse.
(...)

Miguel Ángel Hernández-Navarro




Las palabras
que capturan lo que pienso (demasiadas escritas, demasiadas oídas, todos dicen con
énfasis las suyas, todos quieren que aprendamos las suyas con deleite), ¿qué pueden valer
algunas palabras perdidas si tantas abundan? Ardites, tiempo malgastado, toneladas de
tiempo como carne envasada. Debería guardarme un puñado de arroz en el bolsillo y
comenzar a usar el bolígrafo como cerbatana.

Pablo Gutiérrez










EDITA
underbau editorial
IMÁGENES
Javier Pividal
TEXTOS
Miguel Ángel Hernández
Pablo Gutiérrez
Javier Pividal
EDICIÓN
300 ejemplares numerados e intervenidos manualmente
Tamaño 235 x 165 mm (cerrado, alto x ancho). 96 págs
Impresión 1 (tinta directa Pantone 8001) + 0
Acabado Golpe en seco en portada
PAPEL
Savile Row Plain Dark Grey 300g de Fedrigoni
Woodstock Camoscio 80g de Fedrigoni
Arcoset 100g de Fedrigoni
IMPRESIÓN
Omán Editores
ISBN
978-84-613-5104-6
DEPÓSITO LEGAL
M-41125-2009

12 nov. 2010

Presentación en Eléctrico Ardor de "Cuaderno"

 





Eléctrico Ardor Libros, C/ Pelayo, 62
Sábado 13 de noviembre a las 20 hs.



Mañana presentamos en Eléctrico Ardor Libros el proyecto editorial Cuaderno. Una publicación singular a medio camino entre el libro de artista y la experimentación editorial que reúne textos de Pablo Gutiérrez y de Miguel Ángel Hernández-Navarro y obras sobre papel de Javier Pividal. El diseño, finalista en The G.F. Fedrigoni Prestige Publishing Award  ha sido proyectado por el estudio de comunicación gráfica underbau.

¡Os esperamos!